domingo, 14 de julio de 2013

Comer el cuerpo y beber la sangre de Cristo

1 Corintios 11:27.30

“27 De manera que, cualquiera que comiere este pan ó bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, pruébese cada uno á sí mismo, y coma así de aquel pan, y beba de aquella copa. 29 Porque el que come y bebe indignamente, juicio come y bebe para sí, no discerniendo el cuerpo del Señor. 30 Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros; y muchos han muerto”.

Quien come el pan y bebe la sangre de Cristo siendo indigno se convierte en reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Pues quien come y bebe sin distinguir que la Hostia Sagrada es verdadero  Cuerpo y verdadera Sangre de Cristo, come y bebe su propio castigo. De tal manera que quien tiene maldad en su corazón come y bebe su castigo, quien profana el Sagrario para hurtar el cuerpo y sangre de Cristo para fines malévolos como hacer misas negras o para cualquier tipo de hechicería, se lleva su propio castigo, cualquier agente del mal, cualquier hechicero o hechicera que come el cuerpo y bebe la sangre de Cristo, bebe su propio veneno y le aplasta un gran castigo”

Hay personas que al recibir la hostia en su boca inmediatamente la saca y se la llevan. Otros más profanan el Sagrario y la hurtan y todo para darle un uso incorrecto.

El cuerpo y la Sangre de Cristo en la Hostia es para unirnos a Cristo nuestro Redentor. Quien come le pan y bebe la sangre de Cristo dignamente, con amor logra esa unión con Dios; y el que no lo hace de esta manera  solo está bebiendo su propio veneno y solo abre su boca para que entre y lo consuma el castigo.

Recordemos cómo anunció Jesús la traición de Judas Iscariote en la última cena y como fue reo del cuerpo y de la sangre de Cristo siendo su castigo la muerte.

“¡ay de aquel que lo traiciona! Hubiera sido mejor para él no haber nacido.” (Mt 26:24)

Comamos el Cuerpo y bebamos la Sangre de Cristo con verdadero amor y con la clara convicción de que en la Hostia recibimos a Cristo mismo. Hagamos esto limpios de pecado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada